sábado, 15 de agosto de 2015

Celebra la vida reflexionando



“El que coma de este pan vivirá para siempre”, les decía el Maestro a los suyos y estos no lograban comprenderlo. Se cuestionaban, se admiraban de aquellas palabras de uno que caminaba con ellos, que les enseñaba, que los acogió sin juzgarlos y condenarlos, que prefería estar con los pobres y pecadores. 

El Maestro estaba declarando a ellos su amor sin límite e incondicional por la humanidad. Les estaba diciendo que siempre contarían con él, que se la jugaba por la humanidad, que daría todo de sí por la construcción del Reino de Dios aquí y ahora, que ni su vida se guardaría para sí mismo. 

Antes de avanzar, preguntémonos: ¿Qué es eso de amor, amar? Y empezaremos por decir que no es nada de eso que nos vende el mercado, alguna música y algunas corrientes egocéntricas y egoístas. El amor en Jesús de sentimentalismos y egoísmo no tiene nada; el amor del Maestro es una opción de vida y una decisión por darse por completo al “otro” y a los “otros”. Amar entonces es igual a servicio, perdón, respeto, inclusión, acogida, esperanza, entrega, fe, justicia, bien común, cuidado de la vida… 

De este amor fueron testigos los doce y las mujeres que caminaban con ellos. Este amor sanó sus vidas y los dispuso a darse por completo en esta causa, por eso sin duda incendiaron el mundo con la Buena Nueva de Aquel Nazareno. 

Pero pasó el tiempo y a nosotros llegó tergiversado, nos enseñaron una antilógica del amor: Se nos dijo que primero debíamos amar a Dios. El amor empieza por la capacidad de amarse a sí mismo, de sentirse amado por el creador de la Vida, sólo sintiéndonos amados seremos capaces de amar a otros, a la vida, a la naturaleza y amando todo lo anterior sí estaremos amando al Dios de la Vida. 

El Maestro vuelve a decirnos que es el Pan de Vida, que habitará para siempre en nosotros, que nunca nos ha dejado solos en los afanes propios de esta existencia a ratos tan dura y cansona…  Esta es la certeza que no nos deja abandonar la lucha: que Dios mismo camina con nosotros, que comparte nuestras alegrías y tristezas. 

“El amor es la fuerza que transformará el mundo”…

EQUIPO ORIENTACIÒN 

No hay comentarios:

Publicar un comentario