domingo, 20 de abril de 2014

CELEBRA LA VIDA REFLEXIONANDO

“No es aquel que mata quien vence. No es quien persigue el que gana. El odio no gana. La venganza no gana. La violencia no gana. El amor es el que vence. Y Cristo venció, Cristo resucitó. Cristo hizo su pascua”

Es la lógica ilógica de nuestro Dios. En una sociedad enmarcada en la competencia, en el egoísmo, el ego, el capitalismo resulta ilógico que Aquel sencillo hombre de Nazaret fuese el vencedor… ¿Dónde están sus armas, su ejército, sus argumentos, su lucha? ¿Qué ganó, por qué no usó la violencia para defenderse? Tal vez ilógico para la humanidad, pero lógico para Dios: tiene que vencer el amor es lo único que  puede vencer”. El amor del Padre evidenciado en Jesús que lo llevó a asumir su existencia de una manera de nueva y diferente, el amor que fue el motor de sus palabras y acciones. El amor que se tradujo en servicio, perdón, entrega, libertad, verdad, justicia, comprensión, opción por los pobres y excluidos, restitución de la dignidad.

Amor que impulsó a Jesús a vivir su existencia en coherencia, a oponerse al pecado que nos aparta de Dios y lastima nuestro ser  y el de los otros. Amor que llevó a Jesús a caminar con los suyos, a enseñarles, a acompañarles en momentos de alegría y dolor; amor que llevó a Jesús a morir en la cruz, no obligado, sino en libertad sabiendo que su entrega traería para la humanidad un nuevo camino, una nueva vida.

¡Jesús vive! La fe nos permite comprender que su sacrificio no fue en vano, que no murió para siempre sino que su vida en coherencia y el amor inagotable del Padre le dieron la nueva vida. Por fe comprendemos que Jesús vive y que alguna vez todos los hombres y mujeres de bien estarán junto a él en la casa del Padre.

Vive Jesús en la mente y corazón de los hombres y mujeres que a lo largo de la historia han dado y dan la vida por la construcción de “ese otro mundo posible” en el que la felicidad de los hombres es posible; en el corazón de las madres y padres que a diario se gastan amando a sus hijos; en esos que a pesar de recibir cientos de golpes siguen adelante, mantienen en firme su esperanza; en aquellos que no ponen su felicidad en el dinero o cosas; en esos que perdonan y se arriesgan a seguir amando; en esos que valoran y cuidan la tierra; en esos que respetan y cuidan la vida en cualquiera de sus manifestaciones; en los niños con su curiosa libertad e inocencia; en los jóvenes emprendedores; en las familias que buscan mantenerse unidas por el amor; en esos a los que el dolor de los otros los conmueve y los lleva a dar luchas en pro de la justicia…

La Resurrección de Jesús se opone a la guerra como camino a la paz, al capitalismo que devora y destruye la vida, a la violencia como medio para solucionar conflictos, a la exclusión, a la injusticia, a los derechos como negocio, a esos que amontonan riquezas mientras otros mueren de hambre, al odio… Es que la vida nueva que nos dio Jesús se construye desde acá, sería triste pensar que Dios quiere la infelicidad de sus hijos en la tierra.  

El amor del Padre renovado en nuestras mentes y corazones por estos días debe permear todas las dimensiones de nuestras vidas y comprometernos con la construcción de realidades más humanas y justas fundadas en el amor.

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN…

Con cariño,

Equipo Orientación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario