domingo, 26 de abril de 2015

Celebra la vida reflexionando

En buena hora el Espíritu que rige los destinos de la historia nos pone a los cristianos hoy frente a la figura del “Pastor” y del “Rebaño” que aunque bien lejos se encuentran ya de nuestra cosmovisión –porque hoy son pocos los rebaños que vemos- sí ilustra mucho de lo que acontece en nuestro entorno.

Hoy, cuando en nuestro mundo y concretamente en esta porción de Latinoamérica bautizada Colombia encontramos infinidad de avivatos queriendo dirigir –pastorear- los destinos de los pueblos a costa de manipular la consciencia colectiva a favor de sus intereses y causas particulares… Hoy, cuando encontramos que aunque se habla de libertades, de autonomía y se promueve la diversidad existen no pocas personas dispuestas a dejarse  dirigir –pastorear- su presente y su futuro, es necesario revisar frente a la única autoridad del pastoreo, Jesús de Nazaret,  de qué o de quiénes estamos dejándonos pastorear, y qué o quiénes son nuestros pastores…

Vox Populi es la actual situación de esta patria, en donde tod@s hemos sufrido directa o indirectamente las inclemencias de esta guerra sin cuartel y sin sentido que ha cobrado la vida de más inocentes que partidarios.

Remitámonos al último de los acontecimientos, el que rebosó la copa de la “indignación” nacional, la muerte de un grupo de Soldados a manos de la guerrilla de las FARC. Inmediatamente en los medios de comunicación como en las redes sociales se manifestó el rechazo y la condena a esta acción tan terrorista como la de dejar morir a alguien en la puerta de un hospital, como la de ejecutar jóvenes extrajudicialmente para presentarlos como bajas de guerra, como la de avasallar a palos, gases, tiros y fuerza a quienes ejercen su legítimo derecho a la protesta, como la de gastarse en lujos los recursos públicos, como la de quitar otros tantos a la Educación pública, de calidad y gratuita, entre tantas otras perlas.

Es que de golpe nos entra una indignación tan inconmensurable como repentina y pasajera por estos hechos tan dolorosos en la historia nacional, pero olvidamos el compromiso que como ciudadanos tenemos con el presente y el futuro de esta patria, desde siempre abusada y explotada por sus incestuosos padres que, dueños del poder y de los medios de comunicación, tocan el bombo que retumbará lo que sea necesario para lograr su cometido siempre egoísta, manipulador y acaparador.

Todos queremos, soñamos y luchamos –bueno, no todos luchamos- un país justo, en paz y con oportunidades para todos; unos lo sueñan desde el diálogo, muchos lo sueñan -y ya lo hacen- desde la vía armada. Lo cierto es que tod@s queremos la paz, y esta no puede estar construida sobre los huesos, las calaveras, ni la dignidad de ninguno más, tiene que ser de otra forma. Busquémosla entre tod@s.

El Evangelio nos propone empezar desde lo básico: Si quiero cambiar el mundo debo empezar por la única parte de él de la cual soy el verdadero y único responsable, YO. Y a partir de allí, cultivar a través del diálogo, la apertura y la crítica nuestras propias ideas, sacar nuestras propias conclusiones y compromisos sin que nadie nos diga qué tenemos qué hacer ni cómo hacer ni qué pensar.

Busquemos salir del egoísmo que pastorea nuestro corazón y nuestra voluntad, de modo que siguiendo los pasos del único Buen Pastor nos comprometamos a construir la paz más acá de los diálogos de la Habana, es decir, en nuestras familias y comunidades, y en donde seamos capaces de solidarizarnos no de una manera parcial sino total y duradera con el dolor de las víctimas directas que hasta hoy son sólo usadas como aliciente para promover la dinámica violencia.

EQUIPO ORIENTACIÓN


1 comentario:

  1. La palabra hoy nos invita a meditar sobre esa figura del “BUEN PASTOR”, la exégesis nos muestra que la función de JESUCRISTO bajo esta advocación es salvar a la oveja descarriada. Pero en este mundo de hoy no nos dejamos cuidar por ese Maestro que vino a enseñarnos a transformar nuestras vidas bajo el sentimiento del Amor. Nos estamos dejando pastorear por la indiferencia, el poder, el egoísmo y estamos convirtiendo este rebaño que DIOS nos regaló en un campo de batalla.
    No solo el episodio de los militares asesinados, ni el mal servicio de este sistema de salud, ni la falta recursos para seguir brindando una educación pública, ni la corrupción que tanto vemos nos lleva a desencadenar toda esta guerra que estamos viviendo SINO el no ayudar a nuestro hermano más cercano, la falta de caridad, la negación de servir a quien nos necesita, nuestro egoísmo y el pasar por encima de quien sea para lograr lo que queremos
    Gracias por este artículo, que nos ayuda a recordar, a tomar consciencia y a reflexionar sobre nuestras actitudes y pensamientos, y que nos invita a despertar la bondad de ser humano que hay en cada uno de nosotros que por momentos se duerme y deja pasar acontecimientos mostrándonos insensibles al dolor del otro. No nos dejemos pastorear más por actitudes maquiavélicas, por el egoísmo, por el rencor, por el resentimiento y llenemos cada día nuestro corazón de buenos sentimientos para así profesar y seguir el ejemplo de NUESTRO MAESTRO DEL AMOR

    ResponderEliminar